Unos 15.000 chicos juegan y comen en la colonia gratuita de la cartera educativa

Las 13 hectáreas que componen al predio, ubicado en el partido bonaerense de Ezeiza, le permiten contar con “dos piletas de una dimensión única, 100 x 70 metros, en las que se pueden realizar actividades que los chicos disfrutan mucho como la del taller de canotaje, así como innumerables espacios verdes para la recreación”, remarcó a Télam Alejandro Pérez, coordinador general del centro.

A través de un diagrama especial por grupo, alrededor de “1.500 chicos” ingresan a la colonia de lunes a viernes, de 9 a 17, mientras que la siguiente semana es el turno de un nuevo contingente “para responder la demanda de todas las instituciones inscriptas”, explicó Pérez y calculó que esta temporada “recibirán a 15.000 participantes”.

Pérez trabaja allí desde 1998 y los recuerdos que se le vienen a la cabeza sobre su experiencia “son millones y todos muy gratos” porque esa semana de colonia para la mayoría de los niños y niñas que participan representan “sus vacaciones, donde juegan, practican deportes, se divierten y además tienen acceso gratuito a un almuerzo y una merienda”.

Luciana, una niña de diez años del barrio bonaerense de San Justo, participa de la colonia hace cinco ciclos y lo que más le gusta “es jugar y estar en la pileta”.

“Es todo hermoso acá y lo mejor son los profesores porque nos tratan re bien”, indicó a Télam la niña que durante ese día estaba practicando el taller de canotaje y así aprendió los pasos básicos para remar.

La inscripción para la colonia comienza en noviembre y está dirigida a organizaciones no gubernamentales, comedores, merenderos, y direcciones de deporte municipales de la provincia de Buenos Aires; mientras que también participan los integrantes del programa Nacer destinado a niños y niñas con discapacidad mental leve y moderada.

Los grupos se dividen por edades, desde los seis a los 13 años, y practican actividades recreativas y diversos deportes como softball, handball, voley, fútbol y natación: “Todos los viernes organizamos una despedida al contingente que se va con actividades especiales y algunas competencias, y es un espacio de “mucha emoción, por eso los docentes están muy enfocados en la pedagogía”, señaló Pérez.

“Todas las actividades que los chicos realizan aquí adentro son gratuitas, con la asistencia de personal especializado y con almuerzo y merienda”, señaló el coordinador general y agregó que “no se encargan del transporte” aunque a veces interactúan con algunos organismos para que el traslado “tenga costo cero”.

En este sentido, Pérez destacó que el nuevo Ministerio de Educación y Deportes ha sido “muy ágil” durante el cambio de gestión y ha respondido a “tiempo con todo” lo que les han solicitado, “desde los recursos humanos, hasta los materiales como el cloro de la pileta o la pintura, y también los elementos de librería y de farmacia”.

Otro de los coordinadores de la colonia, Santiago Ahibe, resaltó la importancia de la pedagogía y el buen trato que reciben los participantes, y explicó que allí todos los puestos son ocupados por docentes, “hasta el plantel de guardavidas”, y agregó que “hay mujeres y hombres para poder cubrir también el manejo de los vestuarios”.

“Queremos que este espacio sea la extensión de la escuela, con la diferencia de tener el bosque en lugar del aula, y de contar con la pileta de natación en lugar del patio”, consideró.

Una de las cuestiones importantes es que si el día amanece lloviendo los grupos se pueden comunicar telefónicamente con la colonia para que puedan “buscar su vianda”, explicó Ahibe.

En febrero se realiza una actividad de cierre en la que están invitados a participar todos los niños y niñas que asistieron a la colonia durante la temporada, a los que se los espera con competencias especiales y regalos.

Además de la participación de los niños, en el CeReNa también funciona el programa “Jubilacción”, destinado a la mejora de la calidad de vida del adulto mayor a través de la actividad física.

“Como muchos de los adultos participan hace diez años les realizamos un estudio longitudinal para revisar cómo van manteniendo su calidad de vida a través de sus cualidades físicas”, subrayó Alejandro Pérez.